U-Boat Argentina

Este es un Blog que tiene como objetivo describir hechos históricos. Bajo ningún concepto se tratan temas políticos. Algunos contenidos son generados por su autor, otros, debidamente referenciados, son opiniones de terceras personas. La aparición de cualquier imagen o fotografía relacionada a dictaduras o temas sensibles es puramente figurativa y relacionada a temas históricos tocados en el sitio.

La verdad sobre la historia Nagel - Zanasi y los submarinos alemanes

Torreta del U-423 foto:Uboat.net
Nota Importante: Para conocer las verdaderas historias sobre la llegada de los submarinos alemanes a las costas argentinas click aquí.

Redacción Julio B. Mutti (La investigación es parte de libro de su autoría)

En la bibliografía argentina existente se puede leer que Otto Nagel fue un ex oficial submarinista alemán, quien combatió en la Kriegsmarine durante la Segunda Guerra Mundial. Su nombre y supuestas aventuras son citados en casi toda la numerosa bibliografía que hoy en día hacen referencia a los desembarcos clandestinos de U-boote alemanes en la Patagonia argentina.
Fue así como decidí tratar de verificar una historia que de ser cierta traería un poco de luz a este asunto, que hoy a la vista de tantos testimonios y documentos de la Armada Argentina del año 1945, parece innegable.

En primer lugar sería bueno recordar la historia tal cual se publica en los libros “El Escape de Hitler” de Patrick Burnside y “Ultramar Sur” de Salinas y De Nápoli. La historia es citada por otros autores como Basti y Camarassa pero con menor detalle, diferentes errores o algunos cambios.

Burnside nos cuenta que conoció al hijo de Renzo Zanasi en su época de estudiante de arquitectura. Esto le dio acceso a su padre quien fuera durante la Segunda Guerra Mundial tripulante de submarinos italianos con base en la Francia ocupada. De acuerdo a esta historia fue condecorado por el propio Donitz, cosa que no era muy común para un submarinista Italiano.
Zanasi contó a Burnside que se encontraba en la ciudad de Kiel a finales de abril de 1945 cuando todos los submarinos alemanes en estado de navegar se hacían a la mar. También le dijo que no pudo embarcar en ningún sumergible y luego del final de las hostilidades tras algunas desventuras pudo volver a Italia donde se radicó en Génova.
Así fue como trabajando para la marina mercante se encontró en la década del `50 por casualidad en el puerto de Buenos Aires con un viejo camarada alemán. El nombre de este viejo amigo era Otto Nagel, quien estaba radicado en la ciudad de Quilmes. Recordando viejas anécdotas, Nagel recordó a Zanasi como el 1º de mayo de 1945 fue parte de un convoy de submarinos de clase XXI y IX que se formó en el Mar del Norte y cruzó el Atlántico para separarse en las costas argentinas y desembarcar clandestinamente en las desiertas costas patagónicas.
Burnside agrega un halo de misterio a la historio diciendo que ante las insistentes preguntas de Zanasi, Nagel decidió no dar más detalles. Luego dice haber contactado con un familiar, Rubén Nagel, aun radicado en Quilmes.



Tratando de confirmar la historia

La historia era interesante y al verla citada en tantos foros sobre el tema en internet decidí tratar de verificarla.
Inicialmente me pareció un buen primer paso tratar de entrevistar a Rubén Nagel, citado por Burnside y único familiar del ex submarinista ubicable hoy en la localidad de Quilmes. Este accedió gentilmente a conversar conmigo en varias oportunidades y ya en el primer contacto me dió una sorpresa al indicarme que su familia siempre llamó al submarinista con el nombre de “Carlos” o “kurt” en alemán y que Otto era otro miembro de la familia. Sobre quien fuera el primo de su padre me indicó sin titubear y con orgullo que se desempeñó como “comandante” de submarinos.
Inicialmente el hombre cercano a los 70 años, se mostró algo reticente a responder las consultas pero de a poco fue entrando en confianza y recordando anécdotas que si bien no aportaban al tema de mi consulta fueron rompiendo el hielo y desde ya las disfruté sobremanera.
Voy a citar una de estas historias que realmente me pareció interesante.
“Al estallar la guerra, Carlos o Kurt, vivía con su esposa en la localidad de Quilmes donde había llagado junto con un grupo de familiares desde Alemania liderados por el abuelo Gustav alrededor del año 1913. Al estallar la segunda guerra mundial decidió dejar a su familia en Argentina y unirse a la marina alemana para defender la causa de su patria lejana. Vale la pena destacar que lejos de ser un nazi, sentía el llamado de su patria en apuros.
Ya a bordo de un U-boot como oficial, fue que dieron durante una patrulla de guerra con un mercante de bandera argentina. Luego de detenerlo y constatar que no transportaran material para los aliados Kurt decidió, al hablar un fluido español, entregar al capitán del navío argentino una carta dirigida a su esposa quien permanecía en la Argentina. Rubén recordó que su pariente le confesó que corrió un gran riesgo al realizar esta operación ya que podría haber sido reprendido por sus superiores. La carta llegó a destino”
Emblema VIII Flot. foto:
Uboat.net
Fue entonces cuando comencé a indagar a Rubén sobre si estaba al tanto de que su nombre y el de sus parientes estaban siendo citados por varios autores locales y que contaban una historia un tanto extraña sobre el arribo de Kurt bajo el nombre de Otto a la Argentina luego del final de la guerra en 1945.
Rubén solo recordó haber sido entrevistado por Abel Basti hace muchos años para el diario Ambito Financiero y manifestó no saber nada sobre estar citado en los libros “El Escape de Hitler” y “Ultramar Sur” entre otros.
Con respecto a estas historias fue terminante “Kurt arribó a la argentina en avión y no lo hizo en submarino ni en forma clandestina, tampoco vivió nunca bajo nombre falso” por lo menos eso es lo que recuerda y nunca escuchó otra versión. Si su pariente guardaba algún secreto nunca dio pistas al respecto, ya que nunca habló sobre haber participado en este tipo de operaciones clandestinas.
Sería interesante saber porque Burnside habiendo hablado con esta persona no aclara su punto de vista.

Sobre el reportaje de Basti de Ambito Financiero de 1997, es justo destacar que no hace mención a una supuesta llegada clandestina del marino alemán, pero comente un error importante al ubicar a Nagel como “capitán del U-640 dado por desaparecido el 17 de mayo de 1945”.
Pude chequear a través de algunas fuentes y de los archivos oficiales que el U-640 si estuvo al mando de un Nagel, pero nada tiene que ver con nuestro personaje de Quilmes.
Este U-boot fue un clase VII C similar al U-977 rendido en Mar del Plata. Fue comisionado el 17 de septiembre de 1942 al Oberleutnant Zur See Karl – Heinz Nagel, nacido en Eisleben en 1917.
Tampoco el U-640 estuvo surcando los mares hasta 1945 ya que fue hundido en su primera patrulla de guerra el 14 de mayo de 1943 por un avión Catalina de la USAF, muriendo sus 49 tripulantes incluido su comandante.
A favor de Basti no solo podemos decir que es un investigador de los más serios, sino también que no resulta nada sencillo ubicar a nuestro Kurt “Otto” Nagel.
Este es un apellido que aparentemente es común el Alemania y lo era también en la Kriegsmarine en esa época.
Hay una gran cantidad de marineros con el apellido Nagel en los registros oficiales. Un puñado de ellos logró sobrevivir a la guerra como nuestro protagonista.
Si bien nuestro entrevistado recordaba a su pariente como “comandante de submarinos” sin dudarlo, creo que esta información no es exacta.
La tripulación de un U-boot de aquella época era liderada por el comandante pero también formaban parte de ella oficiales y suboficiales así como también el jefe de máquinas que poseían un rango elevado dentro de la dotación.
De acuerdo a los registros existentes en Alemania es seguro que nuestro Nagel no fue el comandante de ningún lobo gris durante la segunda guerra mundial y si bien fue parte integrante de una tripulación no hay pistas o testimonios de familiares directos que indiquen que estuvo implicado en una operación clandestina de desembarcos o de traslado de jerarcas nazis.
A continuación detallo brevemente los tripulantes de apellido Nagel que sobrevivieron al conflicto y que no tienen nada que ver con nuestro marinero:

· Dentro de la tripulación del U-212 encontramos a un Erich Nagel, quien sobrevivió a la guerra. Lo podemos descartar rápidamente porque no tenía rango, es decir solo era un marinero raso. Además el nombre Erich no aparece en ningún caso mencionado para nuestra búsqueda

· En la tripulación del U-664 encontramos a Helmuth Nagel quien tampoco era oficial o suboficial y contaba solo con 18 años en 1943 cuando fue tomado prisionero de guerra por los aliados.

· Un oficial que encontramos es Ernst Nagel quien alcanzó el rango de Capitán de Corveta. Pero resulta de avanzada edad para la época ya que nació en 1882 y en 1902 ya era egresado de la escuela de oficiales. Aparentemente no hay registro de que fuera asignado a un U-boot, seguramente por su edad durante el conflicto.

· Horst Nagel fue otro marinero sin rango alguno tomado prisionero en 1942 junto a varios compañeros de dotación del U-353.

· Karl – Heinz Nagell es el nombre de un marinero de la Kriegsmarine nacido en 1921 y nunca asignado a un U-boot.

· Hubo un joven marinero llamado Otto Nagel quien murió al hundirse su sumergible el U-973 en 1944 cerca de Narvik.

· En la lista de tripulantes del U-301 encontramos un Karl Nagel desaparecido con el resto de la tripulación en enero de 1943 al ser torpedeado el sumergible por un submarino aliado. Se cree que en este incidente hubo un sobreviviente, pero no fue Nagel.

· Reparemos ahora en otro Karl Nagel, oficial (Oberleutnant y jefe de máquinas) tripulante de U-260. Este sumergible perteneció en 1942 a la 8º flotilla mencionada por Burnside y el 9 de febrero de 1945 partió de Kiel con rumbo a Noruega.
Sabemos fehacientemente que este oficial sobrevivió a la guerra, dado que la tripulación entera fue internada en la neutral Irlanda sobre el final de la guerra el 12 de marzo de 1945. Este U-boot de la clase VII C, a partir del octubre de 1942 realizó 9 salidas de guerra y pudo hundir solo un buque aliado. En la noche del 12 de marzo de 1945 fue golpeado por una mina mientras navegaba sumergido a 80 metros de profundidad cerca de las costas de Irlanda. Toda su tripulación sobrevivió y fue internada en ese país que era neutral en la contienda. Luego de finalizada la guerra los tripulantes retornaron a sus patrias, muchos emigraron y se pierde el rastro de los submarinistas.

Pude rescatar la foto que a continuación es publicada. En esta foto se puede apreciar un grupo de internados del campo mencionado, la mayoría de ellos son aviadores de la Luftwaffe caídos en el mencionado país. Los uniformados de azul son marinos. En el centro podemos apreciar con gorro blanco de capitán al comandante del U-260 Becker. Los otros tres uniformados son Karl Nagel y otros dos oficiales del sumergible, Siegfried Dreschel y Gottfried Kuntze.

Se desconoce el autor de esta fotografía descargada del sitio
Axishistoryforum, cualquier dato al respecto se agradece
para poder citar al autor. 




Lo importante es que el Karl Nagel del U-260 nada tiene que ver con nuestro vecino del Gran Buenos Aires

Luego de terminar mis conversaciones con Rubén, tuve la suerte de poder dar con la descendencia directa del personaje en cuestión. La cierto es que ya no viven en la localidad de Quilmes pero si en sus alrededores. Es preferible en este caso preservar la intimidad de los familiares y no dar más detalles al respecto.

La cierto es que en este punto se pudieron obtener datos adicionales que terminaron de confirma que la historia del desembarco clandestino en el que participó Nagel nunca existió o por lo menos el no fue parte del mismo.

Si existió un Otto Nagel que residió en Quilmes, pero en ningún momento participó o formó parte de la Kriegsmarine durante la segunda Guerra Mundial. Quién sí sintió el llamado de su patria en un momento de extrema importancia fue su hermano Kurt Nagel y esa es la persona citada erróneamente por Burnside y otros autores como “Otto” o “Karl”.
Esta familia oriunda de Donddorf ingresó a la Argentina el 01/12/1926 a bordo del buque “Monte Sarmiento” procedente de Hamburgo. De acuerdo a los archivos de la CEMLA Otto y Kurt tenían 13 y 9 años respectivamente y no viajaron solos. En Argentina Aguardaba Gustav Nagel quien había viajado años antes.

Kurt de enlistó en la armada de guerra alemana y fue asignado a uno de los famosos lobos grises. Fue miembro de la tripulación del U-423. Hay una discrepancia entre la fecha de nacimiento que aporta la familia y la que figura en los archivos alemanes.

El U-423 era un sumergible del tipo VII C que formaba parte de la VIII Flotilla con base en la ciudad de Danzig (curiosamente Burnside ubica a su Otto Nagel también como miembro de la VIII Flotilla). Si bien la VIII era una flotilla de entrenamiento, a partir de ese mes de junio de 1944 el U-423 paso a formar parte del la III Flotilla de guerra con base en La Pallice.
El U-423 realizó una sola patrulla por lo que si tenemos en cuenta la anécdota de Nagel es posible que haya tripulado algún otro U-boot previamente y que esta información no figure en los incompletos archivos alemanes.

El U-423 realizaría su primer y última patrulla de guerra en junio de 1944.

Se sabe que partió de la base de Kiel el 9 de junio de ese año al mando del comandante Oblt. Klaus Hackländer con destino a patrullar el Mar del Norte en busca de barcos mercantes aliados. Dentro de la dotación de 49 tripulantes figura Kurt Nagel con el rango de Obergefreiter, algo así como cabo primero. Es evidente que no era un oficial de alto rango.
Desde el día 17 de junio de 1944 se perdió todo rastro del U-423 y de acuerdo a los archivos aliados se sabe que fue atacado por un avión Catalina con tripulantes noruegos del Escuadrón 333/D. Este aeroplano dio en el blanco con las cargas de profundidad utilizadas en este tipo de ocasiones. El U-423 yace cerca de las Islas Faeroes en el Mar de Noruega y se cree que todos sus tripulantes se perdieron con su buque.
Pero Kurt logró sobrevivir a este hundimiento y sus descendientes escucharon varias veces la historia de cómo debió permanecer en las gélidas aguas del Mar del Norte antes de ser rescatado. Esta es la verdadera historia del caso Otto Nagel que a mi entender nada tiene que ver con una supuesta llegada de jerarcas a la argentina en 1945.

Sobre su camarada italiano Renzo Zanasi, poco o nada se puede averiguar. Lo poco que se sabe es que si existió una persona con ese nombre en la ciudad de Génova y que fue miembro del Yacht Club tal como afirma Patrick Burnside. Este autor consultado por mí por esta historia, refirió que ya no tiene contacto con los Zanasi y que perdió el rastro de sus descendientes. También indicó que ya nada puede agregar a lo escrito.
Hay una lista de submarinistas italianos condecorados por los alemanes durante la contienda, donde destaca el comandante Longobardo, quien acompañó la campaña del famoso U-99. En dicha lista no figura Zanasi.
Somos muchos los que creemos que los desembarcos clandestinos en 1945 existieron, pero el hecho de que existan historias poco claras o sin verificar en las publicaciones más vendidas sobre el tema, genera oscurecimiento en lugar del esclarecimiento que todos esperamos.

1 comentario:

  1. Mi nombre es Paolo Zanasi y leí con interés los comentarios sobre mi padre, Renzo Zanasi. Durante la segunda guerra mundial, servia como "teniente de vascello "oficial de ruta (piloto) en el submarino "Finzi" comandado por Giudici con base en Bordeaux (Betasom). Mas adelante era embarcado en el UBoot "S6" Clase VIIC, anteriormente U430 comandado por Mario Rossetto. Debido a un acuerdo italo-germanico, relacionado con un intercambio de 9 submarinos italianos por 9 submarinos alemanes. Este acuerdo reflejaba la estrategia alemana de encontrar medios mas espaciosos que la clase VII por el transporte de materiales bélicos e industriales hacia el oriente y viceversa.
    En lo referente a la condecoración alemana, mi padre me contó en varias ocasiones que la Cruz de Hierro de segundo grado le fue concedido por su participación en el rescate de los naufragios de la UK16, el "Atlantis" ,buque corsario alemán , hundido por el "incrocetore" británico "Dorcetshire" en el hemisferio sudatlantico. Después de los históricos eventos, Donitz empezó una operación ambiciosa y compleja: recuperar los naufragados del "Atlantis" y llevarselos a patria. Esta operación, llena de riesgos y citas en el Atlántico, ademas de la participación de los UBoots, participaron 4 submarinos italianos:
    El submarino "Enrico Tazzoli" comandante Carlo Fecia di Cossato
    El submarino "Torelli" comandante De Giacomo
    El submarino "Calvi" comandante Oliveri
    El submarino "Finzi" comandante Giudici

    En este ultimo, mi padre servia como oficial de ruta (piloto).
    Me resulta que todos los oficiales participantes fueron condecorados de modo especial por los propios alemanes dado el hecho de que dicha operación había sido dirigida por la Kriegsmarine y obtuvo éxito. Me ha sorprendido leer en su blog que el nombre de Renzo Zanasi no aparecía en los archivos de los condecorados con la Cruz de Hierro de segundo grado. Es probable que los archivos habían sido guardados en Bordeaux (Betasom) en donde desaparecieron, intencionalmente o por motivos desconocidos, como tantos otros archivos en la Europa ocupada debido a la avance aliada. Quiero resaltar un hecho: unidades de elite que habían combatidos junto a los alemanes recibieron condecoraciones.
    En relación al senor Nagel, no puedo anadir datos porque desconozco todos los contactos que habia tenido mi padre. Calculo que ellos pudieron haberse conocidos en Bordeaux o, mas tarde, en la primavera del 1943, en la base de Danzig donde la tripulación italiana entrenaba antes de tomar posesión de los 9 UBoots estipulados en el contrato italo-germanico.
    Gracias por la oportunidad de permitir comentarios sobre el texto de su blog.
    Un saludo, Paolo Zanasi
    Le facilita mi correo electrónico a continuación:
    zap86z@yahoo.com

    ResponderEliminar