U-Boat Argentina

Este blog tiene como objetivo describir hechos históricos. Bajo ningún concepto se tratan temas políticos. La aparición de cualquier imagen o fotografía relacionada a regímenes totalitarios es puramente ilustrativa y relacionada a temas históricos tocados en el sitio.

Esquema de organizaciones alemanas en Argentina

El siguiente organigrama muestra a las entidades germanas en Argentina, dependientes de la Embajada de Alemania y totalmente penetradas por elementos nazis. 
El mismo logró reconstruirse gracias a información existente en la División Investigaciones de la Policía porteña. Data aproximadamente de los año 1940/1.

Prohibida su reproducción parcial o total sin autorización del autor.


Yo fui el piloto de Hitler

Hola amigos. Hoy quiero hacer una breve reseña de un libro que autobiográfico que tiene algunas notas de color interesantes. Se trata de “Yo fui el piloto de Hitler”, del general Hans Baur.


Baur, ex piloto de caza en la Primera Guerra Mundial, llevó a Hitler en un viejo Rohrbach de la Lufthansa por toda Alemania, en las épocas en que el Führer hacía campañas políticas. Eran los tiempos democráticos de Weimar. Gracias al relato de Baur podemos notar la enorme revolución que la aviación causó en la forma de hacer campañas y dar discursos en aquellos tiempos.

El relato de Baur es pobre en sus párrafos (aunque se lee bien de un tirón) y muy rico en su valor histórico. No queda ninguna época por abarcar. Los amantes de la técnica gozarán en detalle de las explicaciones que cada aparato utilizado por Hitler podría suscitar. Además del mencionado Rohrbach, pasando por los Ju-52, Fw-200 y finalmente el Ju-290.
Los días finales en la lúgubre Cancillería y los sucesos del bunker se narran detalladamente. Baur fue muy prolijo y cuidadoso en este aspecto, sin dar lugar a fantásticas conjeturas. Apenas falla en las fechas del matrimonio de Hitler, el que nunca presenció. Su testimonio es importante para la muerte de Bormann.

DESCARGAR
Como nota de color quiero mencionar a Heinrich “Gestapo” Müller. Siempre se dijo que este personaje (el único jerarca del III Reich, aunque de segunda línea, que se esfumó en el aire) fue visto por última vez cuando fue fusilado Fegelein, el cuñado de Hitler, varias horas antes del suicidio del Führer. Sin embargo, debo hacer notar que Baur, sin dudar un instante, mencionar que vio a Müller todavía en la noche del 30/4 en el bunker. Las últimas palabras del jefe de la Gestapo, citadas por Baur, resultan bastante reveladoras con respecto a su destino final, todavía hoy desconocido.

El relato del cautiverio de diez años de Baur en la vieja URSS de Stalin es desgarrador. Uno de los más duros que he leído. Aquí también podemos notar como las cosas cambian luego de la muerte del dictador rojo. Es de suponer, que si esta no se hubiera producido en 1953, el piloto de Hitler hubiera perecido en los campos rusos; esto se desprende de la concepción del mundo del stalinismo, reacio a entregar a muchos prisioneros alemanes por las razones que en el libro se pueden leer entre líneas.

El avión personal de Hitler en época de paz y camuflado durante la guerra

1934

Fw-200 Condor, matrícula D-2600 de A. Hitler


Los restos de Adolf Hitler: Un análisis biomédico e identificación definitiva

Por Philippe Charlier, R. Weila, P. Rainsarda, J. Poupona y J.C. Brisarde.

Charlier es francés y uno de los patólogos forenses más importantes del mundo. En 2018 accedió a los restos de Adolf Hitler en Moscú. Su informe publicado en la European Journal of Internal Medicine es el siguiente:


El análisis biomédico de los supuestos restos de Adolf Hitler en Moscú, Rusia, es una fantasía científica e histórica que data de la muerte de El dictador en Berlín el 30 de abril de 1945. En este contexto, por primera vez desde 1946, los Servicios Secretos de Rusia (FSB y GARF) nos dio acceso completo a los restos para hacer un análisis científico independiente. 
En marzo y julio de 2017, dos procesos de antropología fueron llevados a cabo: se realizó una investigación osteológica / morfológica directa y bajo lentes binoculares, seguida de muestreo mínimo para examen SEM y análisis elemental. (Apéndice 2). 
El primer fragmento analizado es un pedazo de bóveda de cráneo de 10.7 × 12 cm, que corresponde a la parte superior del hueso occipital al lado del lambdoide, que sutura con la parte posterior de ambos huesos parietales (Apéndice, Fig.S1): el izquierdo está casi completo, pero el derecho se conserva en una ancho máximo de casi 3 cm, con destrucción parcial de la parte superficial de la bóveda craneal (delaminación). Un parietal unilateral está presente en el lado derecho. Las partes de la sagital y las suturas lambdoideas, que aún se conservan, se están cerrando ectocranialmente, y en la etapa 3, según las etapas presentadas por Meindl y Lovejoy, [1] compatible con una edad de muerte de entre 45 y 75 años. 
La mala representación ósea hace que sea difícil presentar una descripción más precisa, como estimación de la edad, y observar los rasgos característicos del sexo (modificación de espesor de bóveda craneal por calentamiento severo, no conservación de la cresta de la nuca del hueso occipital). Hay un agujero en el parietal izquierdo (6.0 mm de diámetro, aspecto circular regular, en el lado interno, y de 11 × 16 mm, en forma de estrella, en el lado externo), ensanchado hacia afuera, con siete fracturas radiantes extendidas en todas las direcciones (26 mm de longitud máxima), de las cuales dos se extienden a la sutura lambdoidea. No hay residuos de pólvora visibles. Tales características morfológicas corresponden a un biselado externo de una herida de salida del proyectil craneal (disparo) en hueso fresco y, por lo tanto, en intervalo peri-mortem (es decir, compatible con una causa directa de muerte). Rastros negruzcos de carbonizados. Los huesos también son visibles en la periferia del fragmento del cráneo, principalmente en la parietal izquierda y en el occipital sobre la protuberancia occipital externa, con un aspecto arrugado de toda la periferia del hueso. Otro orificio, de tipo post-mortem, está presente en la parte posterior izquierda. Topografía parietal, irregular, mal patinada, toscamente lenticular (máximo 23 mm de ancho), junto a la sutura lambdoidea. Irregulares depósitos marrones dispersos están presentes en ambos lados del cráneo fragmentos, comparables con los del suelo de huesos enterrados (suelo tinción) [2].

Mandíbula.

También examinamos un fragmento de una mandíbula superior, midiendo 42 × 8 mm, caracterizado por (Fig. 1 extremo izquierdo) un maxilar de nueve unidades con puente en metal amarillo (¿oro?) que culmina con el segundo premolar derecho (15) y tres fragmentos de una mandíbula inferior, que miden 48 × 20 mm (Fig. 1 centro-izquierda), 30 × 32 mm (Fig. 1 centro-derecha) y 40 × 27 mm (Fig. 1 extrema derecha), caracterizada por otras prótesis, reabsorción ósea y erosión dental en la región incisiva (Apéndice 3). 

Las lentes binoculares ponen a la luz los siguientes elementos: en todos las estructuras protésicas hay numerosos micro y macro arañazos, y micro-trauma metálico característico de un uso prolongado (Apéndice, Fig. S2a), rastros de desgaste severo en todas las superficies dentales conservadas (Apéndice, Fig. S2b), depósitos difusos de cálculo dental de color verdoso (principalmente en la unión esmalte-cemento, y en topografía intra-gingival, tanto en la superficie lingual como en la bucal) (Apéndice, Fig.S2c). Se presentan depósitos azules muy delgados (1 a 3 mm de longitud máxima) en la superficie oclusal de las prótesis metálicas superior e inferior, pero también en superficies cerámicas, a nivel del diente posterior (premolares y molares). (Apéndice, Fig. S2d). Se observan depósitos cristalinos heterogéneos de apariencia arenosa en los surcos interdentales y yuxta-protésicos, pero también dentro de prótesis de metal vacías, en todos los segmentos de la mandíbula (Apéndice, Fig. S2e). Los restos de tejidos orgánicos (músculos) son claramente visible en la periferia de las zonas cremadas (Apéndice, Fig. S2f). 

Análisis SEM de fragmentos de cálculos dentales han sacados a la luz muchos estructuras vegetales incrustadas dentro de la matriz (Apéndice, Fig. S3a), asociadas con estructuras cristalinas y lamelares (Apéndice, Fig. S3b). No se identificó ningún segmento muscular (compatible con la carne) después de un examen cuidadoso de las superficies y secciones completas. Se han identificado estructuras irregulares aisladas (3.8 a 5.3 μm), incrustadas dentro del área de la matriz dental de cálculo, caracterizada por la presencia de níquel asociada a elementos anteriores (¿consecutivas a la fragmentación de las prótesis dentales? ¿ u otro origen?) (Apéndice, Fig. S3c). Análisis elemental de la matriz trajo a la luz una composición clásica hecha de silicato de aluminio (Al, O, C) mezclada con trazas de sodio (Na), magnesio (Mg), fósforo (P), azufre (S), potasio (K) y zinc (Zn) (Apéndice, Fig. S4); no se han detectado trazas de metales pesados, como mercurio (Hg), plomo (Pb) o arsénico (As).

Identificaciones previas de líderes nazis y familiares han sido publicadas en la literatura biomédica [3-5], pero hay que decir que todos los estudios publicados sobre la autenticidad de los restos de Adolf Hitler se llevó a cabo sin acceso directo a los restos, es decir: cráneo y mandíbulas (Apéndice 4). Así, confrontamos nuestros nuevos datos con todos los publicados (tanto artículos biomédicos como archivos que tratan de la anatomía / causa de muerte / informe de autopsia / observaciones de restos cremados / testimonios). 
Respecto a la edad de fallecimiento del individuo, el examen de todas las placas de rayos X de 1944 muestra claramente una sutura sagital abierta. (Apéndice, Fig. S5): esto confirma el hecho de que la sutura lambdoide puede haber sido comparativamente ancha en el mismo momento y al año siguiente, compatible con lo observado en el fragmento de cráneo, confirmando que «se ha demostrado que los patrones específicos de cierre de la sutura craneal se correlacionan bastante mal con la edad cronológica» [6] 
Una síntesis, tanto de los interrogatorios de dentistas como de las placas de rayos X, es la siguiente: en el momento de su muerte, Hitler tenía sólo cuatro dientes restantes (los cuatro incisivos mandibulares: 31, 32, 41, 42) que no estuvieran involucrados ya sea para cerrar un hueco o para sostener un puente entre dientes, pero caracterizados por una enorme reabsorción ósea (parodontopatía); el incisivo lateral superior izquierdo (22) y el incisivo central derecho (11) son completamente opacos sin ningún poste metálico, indicando claramente una restauración de la corona dental (corona de Richmond o Dowel o Stift-Zahn); la presencia de una corona parcialmente metálica («ventana-corona») en el nivel del incisivo maxilar central izquierdo (21); una muy especial (es decir, específico para la anatomía de este paciente) barra metálica que se extiende lateralmente desde el canino mandibular derecho (43), sin pasar por el primer inferior premolar (44) y conectando con una corona metálica en el segundo premolar inferior (45). Las coronas clínicas restantes incluían los siguientes dientes: 11, 13, 21 y 22. Dientes restantes completos (poco preparados por el odontólogo) son: 45, 33, 35 y 38. El diente 43 está parcialmente conservado (corona clínica y raíz), y el diente 44 está intacto, pero se pasa por alto por la extraña barra metálica descrita anteriormente. Es importante para ver que estos datos encajan perfectamente con el informe de autopsia soviética y con nuestras observaciones directas. Pudimos confirmar que lo que es conservado en los archivos rusos (dientes y material asociado) no puede ser una falsificación, ya que todos los signos y elementos de vitalidad pasada, uso y las alteraciones fisiológicas son claramente visibles en todos los elementos protésicos y biológicos: cálculos dentales, micro-desgaste, micro-rasguños, micro-rupturas, etc. 
La ausencia de estructuras musculares dentro de los fragmentos de cálculo dental debe ser confrontada con el hecho de que se dice que Adolf Hitler era vegetarianos (incluso si solo se examinaron dos fragmentos, y no la totalidad de los depósitos de cálculos dentales). 
La presencia de estructuras lamelares (compatibles con argil) puede ser relacionada con el hecho de que Adolf Hitler tenía dolor gástrico crónico (¿gastritis o úlcera?) y tomó alginato y sales biliares (según la lista de médicos dados por los archivos) [7–9]. 
La ausencia de antimonio, plomo y bario en la superficie de los depósitos de cálculos dentales podrían entenderse como un argumento en contra de la hipótesis de una herida de arma de fuego intrabucal en el momento del suicidio de Adolf Hitler; este elemento podría confirmar indirectamente la hipótesis de un orificio de entrada no oral para esta herida final de arma de fuego (¿derecha temporal, derecha frontal o sub-mandibular posterior?). 
Por último, considerando los diminutos depósitos azules encontrados difusamente en ambas prótesis metálicas y superficies de esmalte, se pueden proponer varias hipótesis, sin ninguna certeza debido a la ausencia de elementos elementales. Análisis de tales formaciones: ¿reacción química entre el envenenamiento por cianuro y la aleación de metal (oro / platino / hierro) [10] de la prótesis dental en el momento de la muerte? ¿Durante el proceso de cremación? ¿Durante el período de inhumación? Pueden ser necesarios análisis elementales adicionales sobre dichos depósitos azules para determinar con mayor precisión su origen y seguimiento de cualquier relación con la ingestión de cianuro en el momento de la muerte. 
Los resultados del análisis antropológico muestran que los restos encontrado en 1945 y 1946 (piezas dentales y fragmento de cráneo) pueden venir del mismo individuo. La morfología del cráneo es compatible con la de un individuo adulto, sin posibilidad de una mayor diagnóstico preciso (incluyendo sexo y edad al morir); una salida peri-mortem (agujero de baja) existe a nivel del hueso parietal izquierdo, compatible con un causa directa de la muerte. Respecto a los elementos mandibulares (hueso, dientes y prótesis), confrontación con los datos oficiales de la autopsia del Archivo Ruso, y las radiografías oficiales de Adolf Hitler del Archivos de los Estados Unidos, junto con datos históricos adicionales de ambos lados, proporciona pruebas suficientes en la identificación definitiva de los restos del ex líder nazi Adolf Hitler. Otros análisis de ADN pueden ser útiles para concluir sobre la homogeneidad entre los restos del cráneo y la mandíbula. 










Referencias:

[1] Meindl RS, Lovejoy CO. Ectocranial suture closure: A revised method for the determination of skeletal age at death based on the lateral-anterior sutures. Am J Phys Anthropol 1985;68:57–66.

[2] Haglund WD, Sorg MH. Forensic taphonomy. The postmortem fate of human remains. New York: CRC Press; 2006.

[3] Kjellström A, Edlund H, Lembring M, Ahlgren V, Allen M. An analysis of the alleged skeletal remains of Carin Göring. PLoS One 2012;7(12):e44366.

[4] Helmer RP. Identification of the cadaver remains of Josef Mengele. J Forensic Sci 1987;32(6):1622–44.

[5] Eckert WG, Teixeira WR. The identification of Josef Mengele. A triumph of international cooperation. Am J Forensic Med Pathol 1985;6(3):188–91.

[6] Christensen AM, Passalacqua NV, Bertelink EJ. Forensic anthropology: Current methods and practice. Oxford: Academic Press; 2014.

[7] Marchetti D, Boschi I, Polacco M, Rainio J. The death of Adolf Hitler: Forensic aspects. J Forensic Sci 2005;50(5):1147–53.

[8] US National Archives N° OI FIR 31.

[9] Crasnianski T. Le pouvoir sur ordonnance. Paris: Grasset; 2017.

[10] Ferracane JL. Materials in dentistry: Principles and application. Baltimore: Lippincott Williams & Wilkins; 2001.