U-Boat Argentina

Este blog tiene como objetivo describir hechos históricos. Bajo ningún concepto se tratan temas políticos. La aparición de cualquier imagen o fotografía relacionada a regímenes totalitarios es puramente ilustrativa y relacionada a temas históricos tocados en el sitio.

U-507. Agresión en las costas de Brasil

Estos últimos días, di de casualidad una publicación del año 1943 de la Imprenta Nacional de Río de Janeiro. En agosto de 1942, el sumergible U-507 al mando del comandante Harro Schacht, fue enviado a operar en las costas de Brasil, que por entonces era un país no beligerante. Esa no beligerancia podía ser discutido por Alemania, ya que los aviadores brasileros, que operaban en conjunto con los estadounidenses, habían atacado ya algunos sumergibles, y por su lado los alemanes habían atacado mercantes brasileños, neutrales, en aguas alejadas.
Se puede descargar de
Amazon en castellano

Pero el 16 de agosto se produjo el desastre marítimo más importante de la historia de Brasil. El U-507, atacó sin aviso previo a cinco mercantes de cabotaje que navegaban cerca del litoral del país sudamericano. 

Este libro, “Agresión”, tiene la particularidad, para quienes estamos acostumbrados a leer los relatos de los marinos alemanes, de narrar los hechos desde la perspectiva de los náufragos. Es espeluznante imaginarse lo que vivieron aquellas personas, mujeres y niños incluidos, en medio de la noche oscura, y teniendo en cuenta que los barcos se fueron al fondo en cosa de un minuto. ¡Hubo más de 600 muertos!

Las fotografías del libro, incluso de cadáveres arrastrados hasta las costas, nos dan una idea del tamaño de la tragedia.

Las características de los barcos torpedeados están muy claras y detalladas. El pequeño tonelaje de estos mercantes de cabotaje fue un hecho muy importante en esta historia, ya que la explosión de un solo torpedo en algunos casos desmanteló el caso en un instante.

Un extraño hecho es destacable en el testimonio de los tripulantes sobrevivientes. Antes de que algunos de los barcos torpedeados dejaran el puerto de Bahía, se presentó un sospechoso desperfecto en las cañerías que abastecían de agua potable a los mercantes. Esto produjo demoras en las partidas e hizo que varios barcos se reunieran en la noche frente a las “tuberías” del acechante U-507…

U-507 y su comandante

Otra de submarinos...

Como siempre digo, desde la desembocadura del Río de la Plata hasta Tierra del Fuego, cada pueblito costero tiene su historia de submarinos alemanes acechando en la noche. Y como la semana pasado estuve cerca de Pianamar, no perdí la oportunidad de comprobarlo una vez más. Los amigos del Archivo de la ciudad de General Madariaga, muy cerca de la costa bonaerense, compartieron conmigo el testimonio que sigue más abajo, publicado por una revista zonal en 2006.

Cuento del marinerito

Por Lilia Ruata de Rossi, vecina de Pinamar. 

"Un día de verano de la década del 1940, estábamos con mis primas jugando en los médanos de Ostende, cerca del mar y a pocos pasos de la casilla de madera donde pasábamos nuestras vacaciones, con una tía. De pronto. divisamos un marinerito que venía caminando por la playa, con una bolsa de lona blanca al hombro. Grande fue nuestro asombro porque no se veía barco alguno, parecía surgido del horizonte. Pensamos que habitaría el faro de Punta Médanos -cercano a Mar de Ajo- y como no habla camino por tierra, venia por la playa. Al acercarse más, pudimos ver que era muy joven, de piel muy blanca y cabello muy rubio En ese momento tía Juanita interrumpió nuestros juegos y nos hizo entrar a la casilla. Desde allí lo vimos pasar y entrar en el almacén de Bourel, a unos 300 metros de nuestra casa. 
Punta Médanos
Ya a estas alturas para nosotras —que teníamos entre cinco y doce años de edad— era todo un misterio: seguimos montando guardia en la ventana y nuestra curiosidad fue recompensa-da porque, al rato, salió del almacén con su blanca bolsa marinera bien llena y desapareció, caminando por la playa. Pasados unos días. volvió nuestro marinerito a visitar el almacén. Tiempo después, nuestra tía conversó con el señor Bourel y así quedó develado el misterio: algunos submarinos que formaban parte de la flota alemana que estaba combatiendo en la Segunda Guerra Mundial, solían anclar cerca del faro Punta Médanos, y el capitán enviaba a un marinero a buscar provisiones para reabastecer la casi vacía despensa del barco y así volver a hacerse a la mar"

Charla sobre espías nazis en General Madariaga

El pasado 5 de febrero fui invitado por el Museo Histórico del Tuyú y la Municipalidad de General Madariaga para dar una charla de dos horas. El tema central de la exposición, como no podía ser de otra manera fue la red de espionaje nazi durante la Segunda Guerra Mundial, que tuvo uno de sus centros de radiotelegrafía clandestina más importante justamente en Madariaga. 

Lo curioso de todo esto es que la chacra La Federal, tal como fue rebautizada después de la guerra, se encuentra en el mismo estado en que la dejaron los nazis en 1944, a apenas 5 minutos del centro de la ciudad. 

En 2017 había tenido la suerte de conocer la estancia comprada por los nazis en 1942 por primera vez, gracias a la gentil invitación de su actual dueño, Roberto. Tres años después parase seguir congelada en el tiempo. 

La charla fue un éxito, más de cien personas se acercaron. Además, brindar una charla en un lugar tan especial como un museo fue una experiencia que no había vivido antes. Abarcamos los antecedentes del espionaje alemán, sus diferentes etapas, sus espías más importantes, sus grupos de campo y técnico y las diferentes provincias donde se establecieron. 


En el libro “Nazis en las sombras” del año 2015, hice un primer relato de esa historia, que fue ampliado en “10 historias argentinas en la Segunda Guerra Mundial”, publicado el año pasado por Olmo Ediciones.

Fotografía gentileza del Museo Histórico del Tuyú