U-Boat Argentina

Este blog tiene como objetivo describir hechos históricos. Bajo ningún concepto se tratan temas políticos. La aparición de cualquier imagen o fotografía relacionada a regímenes totalitarios es puramente ilustrativa y relacionada a temas históricos tocados en el sitio.

Tempestades de acero

Hoy quiero comentar brevemente otro libro de la Primera Guerra Mundial. Y también quiero recomendarlo como una obra de “gran calibre”. 
Ernst Jünger fue un joven alemán que se alistó en el ejército del Kaiser apenas estalló la Primera Guerra Mundial. Se destacó como infante y llegó al rango de Alférez, mandando a una compañía hasta el final de le guerra. 
Representación del "bosquesillo 125"
El libro de memorias de Jünger está excelentemente narrado. Sus dotes de escritor sobresalen desde el principio en un libro que lo catapultó a la fama durante los años veinte. Llegó a ser un escritor muy afamado e incursionó en varios géneros. 
Esta obra tiene la facultad de sumergir al lector en una barroso trinchera de 1917. La lluvia de artillería, la cual es una constante durante toda la narración, hace inconcebible el poder imaginar cómo algunos de aquellos hombres pudieron sobrevivir a tamaña tormenta de acero. Minas, Schrapnels, granadas, morteros, artillería naval; todo tipo de proyectiles son descritos desgarrando el aire y los campos de batalla más famosos. El enorme contraste de la guerra de trincheras con moderna guerra de movimientos de la siguiente conflagración mundial es un tema llamará la atención de los interesados en los conflictos bélicos. 

Las sangrientas aventuras e increíbles hazañas de Jünger, quien fue el soldado más joven en recibir la “Pour Le Merit”, atraparán al lector desde la primera página. A casi cien años de su publicación, este clásico está muy lejos de perder vigencia.



Espías nazis en Brasil

En agosto de 1942, Brasil finalmente declaró la guerra al Eje. Esto no sucedió de golpe, sino que fue el producto de un largo período de tensión, en el que los sumergibles alemanes hicieron estragos en las costas de Brasil y los aviones de la FAB (Fuerza aérea brasileña) dispararon varias veces contra los lobos grises. 


Hasta ese momento las redes de agentes nazis en Brasil habían sido más profesionales que los espías aficionados de Argentina (ver Napp). El servicio en Brasil era liderado por Friedrich Kempter, Alias “Koenig”, o “King” para los ingleses, y Gustav Engels alias “Alfred”. Estaban supervisados por Niebuhr. (Quien quiera ahondar en este tema puede consultar mi libro sobre el espionaje alemán

Es decir que la vasta red de espías que tenía epicentro allí supo de antemano que debería mudarse tarde o temprano a Buenos Aires, que así se transformó en el centro del espionaje alemán en Sudamérica. Allí se montaría la red de espionaje más grande fuera de Europa y operada por grandes espías; entre ellos Wolf Franczok, el genio de los readiotelégrafos, y el mentado líder de la red Bolivar, el capitán de las SS Siegfried Becker. 

Sin embargo, algunos quedaron atrás, y la policía brasileña logró apresar a varios de ellos. Aquí vemos algunas fotografías de los equipos utilizados por los alemanes para transmitir sus mensajes cifrados de inteligencia al Tercer Reich, capturados por las fuerzas del orden:


Aquí vemos (a la derecha semicortado en color oscuro) un aparato Hallicrafters SX28 Super Skyrider cubría la frecuencias desde 0.55 a 43MC en seis bandas. Es un Receptor que nació en 1940. El más claro, que se ve completo, es un aparato de fabricación europea, muy posiblemente un Telefunken, ya que Franczok trabajó en esa empresa en Alemania y Brasil. 


Esta otra fotografía me recuerda mucho una que publiqué en mi libro sobre el espionaje, en aquel caso tomada por Coordinación Federal luego de la captura de espías en Buenos Aires. En este caso se tomó en 1942 en Río de Janeiro. Allí vemos fuentes, parlantes, quizás algún oscilador OFV (osciladores de frecuencia variable), chasis de armado, etc. …Incluso hay materiales que no se aprecian, como microfilms, químicos y tintas utilizados en el espionaje. El aparato que destaca arriba y en medio, sobre la pared, tiene dos grandes diales con instrumento. Más que transmisor o receptor se trata de un equipo generador de radio frecuencia, que servía para calibrar equipos receptores o transmisores. (Asesoramiento técnico José R. Ahumada).



Al comenzar las redadas, los policías brasileños colocaron los afiches que vemos en estas fotografías. Advertían sobre la "oscura" presencia de la "quinta columna" nazi. (Río de Janeiro).



El secreto del U-977

En el caso de este libro de memorias, al contrario de lo aceptado generalmente, debo decir que la segunda parte fue mejor que la primera. Me refiero a que, con muchos años de diferencia, una segunda lectura me causó una impresión totalmente diferente a la primera. 

Muchas veces vale la pena releer los libros, especialmente los históricos. Hace años, quedé estupefacto por la cantidad de cosas que Heinz Schäffer, comandante del último lobo gris en rendirse tres meses después de la capitulación alemana en Mar del Plata, “inventó” para darle un poco de “color” a su largo libro de memorias. 

Foto tomada por el autor del blog en Hemeroteca del Congreso.
Varias veces "tomada" sin permiso por otros blogs y portales
Para los interesados en más detalles, en mi libro sobre los submarinos alemanes en Argentina, publicado hace año, hice un largo y detallado raconto de esas anécdotas narradas que nunca sucedieron. Schäffer, que no era capitán de fragata, como colocó en la portada de la primera edición de 1955, sino teniente, le otorgó una importancia a su carrera naval que nunca tuvo. Esto es fácilmente verificable al contratar los escrito con los archivos o historial de los U-boote tripulados por el marino alemán. 

La foto más famosa del U-977
en Mar del Plata
Pero una segunda lectura pormenorizada y no centralizada en estas “invenciones”, que un principio me resultaron “imperdonables”, me hizo descubrir, o mejor dicho apreciar, otro tipo libro. Más allá de los “agregados” del imaginativo Schäffer, debemos reconocer que este hombre tuvo una genial habilidad para analizar, explicar y detallar una serie muy importante de cuestiones que hacían al funcionamiento de estas máquinas legendarias, los submarinos alemanes, de la Segunda Guerra Mundial. Casi nadie ha logrado explicar, a ojos del “profano”, y sencillamente hasta el más mínimo asunto, la tecnología y la técnica de los lobos grises. Ha logrado abarcar todas su facetas y hasta comparó con lujo de detalles los tipos tradicionales con los modelos de última generación, que entraron en servicio (o casi) al final de la contienda. 

Así, quien se precie de ser amante de estos buques, dueños de hazañas memorables, no puede dejar de leer este fantástico “manual del buen aficionado” a los submarinos alemanes al servicio del Tercer Reich. Eso sí, habrá que estar “atento” a las excesos de la pluma de Herr Schäffer…

Portada de la edición original de 1955, de la Biblioteca del oficial de marina (Argentina)