U-Boat Argentina

Este blog tiene como objetivo describir hechos históricos. Bajo ningún concepto se tratan temas políticos. La aparición de cualquier imagen o fotografía relacionada a regímenes totalitarios es puramente ilustrativa y relacionada a temas históricos tocados en el sitio.

Batalla del Río de la Plata: Carta de la acción en aguas jusrisdiccionales uruguayas

Comparto con ustedes la "Carta de la acción en aguas jusrisdiccionales uruguayas", confeccionada según la información brindada por el comandante del la cañonera "Uruguay" (observadora de la Batalla del Río de la Plata, o al menos de sus etapas tardías - la línea de su rumbo es la más cercana a la costa).

Sobre los disparos realizados dentro del estuario del Río de la Plata, marcados en la cartar, en la tarde del día de la acción, hay bastante controversia. Meintras los infromes ingleses (y los alemanes hallados despues de la guerra) hablan de que el Spee abrió fuego primero en la etapa final dentro del río, la cañonera "Uruguay" no vio esos disparos, indicando que los ingleses dispararon primero. Esto tiene importancia por lo siguiente: Uruguay reclamaba aguas jurisdiccionales dentro de las 9 millas, mientras que británicos y alemanes reconocía solo 3, dando al resto del esturio la calidad de aguas internacionaes. Por lo tanto, como estos disparos se hicieron dentro de las 9 millas, quien haya abierto fuego estaba violando, según Uruguay, las leyes del derecho internacional. Quien respondiera el fuego estaría repeliendo una agresión. Los ingleses siempre estuvieron, dentro de su historia oficial, muy interesados en aclarar este punto, pero los uruguayos se mantuvieron fieles a su observador y presentaron una protesta al Gobierno británico. Es posible que la posición de la nave uruguaya, según los mismos ingleses, le haya impedido ver los fogonazos del Spee...



¿Bases de submarinos alemanes en las costas brasileñas?

Lo que sigue es el testimonio del entonces teniente Duncan Lewin, piloto del crucero HMS AJAX que participó en la Batalla del Río de la Plata. Lewin cuenta para el libro de Millington Drake sobre la batalla, que el Almirantanzgo británico había dotado al AJAX con elementos especiales para obtener evidencia de estas bases:

“...Todo esto explica en parte por qué razón no hicimos un vuelo de reconocimiento al amanecer del día 13 (aunque había de realizarse uno más tarde en la mañana), pero existió otro factor, que creo no ha sido nunca publicado. A principios de año, el Almirantazgo había tomado en cuenta ciertos informes relativos a los alemanes; parece que éstos habían establecido bases submarinas en las costas brasileñas, lejos de las zonas habitadas. El AJAX fue equipado con cámaras infrarrojas, de largo alcance, para tomar fotografías aéreas de determinados trechos en la línea costera, sin entrar, por supuesto, en aguas territoriales. También se nos autorizó, autorización ésta poco común, a que aceptáramos la posible pérdida de un avión, si, para obtener esas fotografías, tuviéramos que descender sobre un mar embravecido."

HMS AJAX

El Seafox, el avión de observación del Ajax


Memorias del almirante William “Bull” Halsey

Las batallas navales más importantes de la Segunda Guerra Mundial se produjeron en el frente del Pacífico. Y entre ellas, sin dudas, las libradas entre los grandes portaaviones de flota de la US Navy y la Armada Imperial japonesa fueron las más espectaculares.

USS Enterprise


Durante la Primera Guerra Mundial, Halsey se destacó como comandante de destructores con base en el Reino Unido.

Bill Halsey fue, desde la aparición de los prineros portaaviones, un oficial adelantado a su tiempo; una vez terminada la gran guerra, vio en estas grandes naves el futuro de las batallas navales decisivas en épocas tan tempranas como la década del 20. Muchos oficiales estaban de acuerdo, pero fue Halsey, tal como narra en sus memorias, quien realizó el curso de piloto de combate de la Marina, pasando los exigentes cursos de bombardeo y caza a pesar de su edad y de su vista deficiente.

SBD dauntless

Hoy sabemos que el 7 de diciembre de 1941, cuando los japoneses atacaron Pearl Harbor, los portaaviones estadounidenses de la Flota del Pacífico, el objetivo primordial de Nagumo, no estaban en la base. La formación, al mando de Halsey estaba haciendo maniobras y se salvó de su destrucción.

Halsey comandó desde el puente de su buque insignia, el portaaviones USS Enterprise, las primeras acciones ofensivas de EEUU en la guerra. Bombardeó las islas Gilbert y Marshall, y, en abril de 1942, lideró el legendario raid Doolittle sobre Tokio. Fue el “toro” Halsey quien dio la orden de despegar a los B-25 de la cubierta del USS Hornet cuando la flota de ataque fue descubierta por un pequeño barco japonés.

“Bull” Halsey se había ganado su apodo en la prensa por su gran agresividad ante el enemigo y su forma directa y ruda de decir lo que pensaba.

Luego de no poder llegar con su fuerza de tareas a la Batalla del Mar de Coral, Halsey sufrió una de las mayores frustraciones de su carrera: Debido a una grave afección en la piel, producto de 6 meses ininterrumpidos de pie en el puente del Enterprise, debió ser hospitalizado justo cuando se gestaba la batalla aeronaval más importante de la historia, Midway. Spruance y Fletcher lo reemplazaron al frente de los protaaviones y siguieron la agresiva doctrina de Halsey para alcanzar la espectacular victoria.

De regreso al combate, en octubre de 1942, Halsey fue nombrado comandante de Pacífico Sur, y cargó sobre sus espaldas el peso de la gran victoria en Guadalcanal. Atacó con sus portaaviones Bouganvilee y las Islas Salomón, entre otras acciones.

El libro de memorias de Halsey trae a la superficie un odio visceral hacia todo lo que representaba Japón; un desprecio que va más allá del odio hacia un enemigo ocasional. En varios pasajes del libro se extralimita en sus calificaciones, y deja entrever que no tenía reparos a la hora de ametrallar japoneses en el agua que se resistían a ser rescatadas, justificándolo con el riesgo que representaban para los americanos que intentaban salvarlos, o en vistas de que podían reforzar guarniciones remotas si llegaban a tierra.

En mayo de 1944, Bill Halsey se hizo cargo de la famosa Tercera Flota, que hacia el final de la guerra llegó a ser, según sus propias palabras, la formación naval más grande y poderosa de toda la guerra. Fue la enorme Tercera Flota la que participó de las últimas grandes batallas, como la del Golfo de Leyte, donde Halsey y sus pilotos hundieron al acorazado Musashi, y la que entró en la Bahía de Tokio en agosto de 1945.

Este es un libro imprescindible para cualquier fanático de la grandes batallas navales y para quien desee estudiar la guerra en el Pacífico.

Descargar versión en español