U-Boat Argentina

Este es un Blog que tiene como objetivo describir hechos históricos. Bajo ningún concepto se tratan temas políticos. Algunos contenidos son generados por su autor, otros, debidamente referenciados, son opiniones de terceras personas. La aparición de cualquier imagen o fotografía relacionada a dictaduras o temas sensibles es puramente figurativa y relacionada a temas históricos tocados en el sitio.

Librería Goethe en 1941

Hoy les traigo una fotografía de la librería "Goethe", ubicada en la calle Corrientes del centro porteño. Un lugar de encuentro para todo aquel nacionalsocialista que se jactara de ser un buen lector.
Destacan en la imagen los retratos de Hitler y Mussolini. Sin embargo, lo que me parece más interesante es el cartel anunciado que en ese lugar, supuestamente una simple librería, los germanos tomaban "donaciones" a sus compatriotas destinadas a la ayuda social alemana. La gran parte de aquellos fondos no era destinada a actividades de beneficencia sino a cuentas reservados a nombre del embajador. Se sabe que gran parte de ese dinero se utilizó en: espionaje, sobornos, festividades nazis, fuga de marinos del Graf Spee, etc.

Casualmente, el Goethe Institut, fundado a comienzos de los sesenta en Argentina, tiene su sede en la avenida Corrientes 319, casi llegando al bajo. Es la institución cultural de la República Federal de Alemania en el mundo. Promueve el conocimiento del idioma alemán en el extranjero y fomenta la cooperación cultural internacional. 
El reconocido colegio Goethe funciona en el país desde 1897 y durante las décadas del treinta y cuarenta también supo ser investigado por su sistema de enseñanza nacionalsocialista y sus vinculaciones con el partido y le embajada. Más precisamente en 1941 se designó una comisión investigadora destinada a realizar un informe sobre dicho establecimiento, dirigido por Wilhelm Wirth (según los investigadores jefe de bloque de la organización nazi en Argentina).
El informe tiene más de cuatrocientas páginas.


La Embajada de Argentina en Berlín

Nota: Un pequeño adelanto sobre mi próximo libro. El texto, la información y las fotografías que hoy publico no van a ser parte del trabajo. Digamos que quedaron afuera. Es información adicional. Pero no por eso deja de ser interesantes:

Cosa esquiva averiguar los diferentes sitios donde funcionó la embajada del país sudamericano en Berlín, a comienzos del Siglo XX. Muchos conocen la historia del Palacio Staudt. En 1936, el magnate de la industria Richard Staudt, quien apoyó a los nazis en un comienzo, obsequió al Estado argentino un enorme palacio de 1600 metros cuadrados. El germano-argentino y sus hermanas, tal como reza el decreto de ese año, cedieron la residencia familiar en la capital del Reich con la condición de que fuera utilizada como sede oficial de la representación. Y así lo decretó el ministro Carlos Saavedra Lamas, el 13 de agosto de 1936. 
Es interesante mencionar la estrecha amistad que unió el ex embajador Eduardo Labougle y al mencionado Staudt. Una extensa carta escrita por el alemán, y dirigida al mencionado diplomático, sobrevive en los extensos archivos del MRE. En la misiva pedía por algunos nazis que habían caído en desgracia en el país sudamericano, a finales de los treinta, como si el embajador en Berlín algo pudiera haber hecho al respecto. La carta está dirigida a Tiergartenstraße N° 9, el Palacio Staudt. El trasfondo detrás de esa carta es, en realidad, mucho más largo.
Pero dónde estuvo, entonces, antes de ese año, la embajada argentina; mejor dicho la legación, ya que adquirió el rango máximo apenas en 1936.




De acuerdo a las Guías Diplomáticas, que gentilmente el personal del Archivo del MRE compartió conmigo, en épocas de la Primera Guerra Mundial la legación se hallaba en Blumeshof 16. En la guía del año 1915 podemos observar el nombre del Luis B. Molina como enviado extraordinario y ministro plenipotenciario, seguido por el de Eduardo Labougle, futuro embajador, secretario de primera clase. El AGN posee una extraordinaria fotografía de Labougle cenando en ese viejo edificio, totalmente ajeno, seguramente, a lo que podría acontecer un par de décadas más tarde en esa misma ciudad. No publico ahora esa fotografía ya que será parte del libro.

La calle Blumeshof ya ni siquiera existe en la Berlín moderna. Según pude averiguar, se trataba de una vía no muy importante ubicada entre la Lützowstraße y Landwehrkanal. Digamos unos setecientos metros hacia el sur del Palacio Staudt a vuelo de pájaro. Una zona no muy lejana de la cancillería, de todos modos, pero menos glamorosa que la calle del zoológico.

Fuente AMRE
Para 1919, la representación argentina, siempre de acuerdo a las Guías Diplomáticas aportadas por el mencionado archivo, se mudó a un sector más exclusivo. Tiergartenstraße 24, sitio referido por los documentos del archivo como la sede de la legación hacia 1919, está ubicado unos quinientos metros al oeste del sitio donde se hallaba el Palacio Staudt, la sede desde 1936. La calle de la intersección lleva allí hoy el nombre de Hiroshimastraße (hasta 1990 Graf Spee Straße), y justamente en ese mismo lugar funciona hoy la embajada japonesa.
Fuente AMRE
Para finalizar, las calles que cortaban la Tiergartenstraße en las inmediaciones del Palacio Staudt, destruido en 1944 por una bomba aliada, eran la Standartenstraße (actual Herbert-von-Karajan-Straße, donde se hallaban los cuarteles de las tropas de asalto nazis) y la Bendlerstraße (actual Stauffengerbstraße; para estos últimos dos nombres sobran las explicaciones).

Fuente AGN