U-Boat Argentina

Este es un Blog que tiene como objetivo describir hechos históricos. Bajo ningún concepto se tratan temas políticos. Algunos contenidos son generados por su autor, otros, debidamente referenciados, son opiniones de terceras personas. La aparición de cualquier imagen o fotografía relacionada a dictaduras o temas sensibles es puramente figurativa y relacionada a temas históricos tocados en el sitio.

El Emporio de la Radio


Muchos lectores de este blog están al tanto de que me encuentro llevando adelante una tercera investigación totalmente independiente de los libros ya publicados. Dicho trabajo, inédito e incompleto hasta el momento, tiene como objetivo estudiar en profundidad y con gran detalle las redes de espionaje nazis que operaron en la Argentina, antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Cómo al día de hoy resulta incierto saber si dicha investigación verá alguna vez la luz, he decidido traerles algunas historias nunca antes publicadas y tal vez olvidadas hasta por sus propios protagonistas. Se trata de operaciones y actividades de espías clandestinos al servicio del Tercer Reich en la capital argentina.

El Emporio de la Radio. Prohibida su reproducción sin autorización del autor.

Entre los tranquilos barrios de Belgrano y Villa Ortuzar, a unos pocos kilómetros al noroeste del centro neurálgico de la ciudad de Buenos Aires, durante los meses invernales de 1943 abrió sus puertas un pequeño taller de reparación de artefactos receptores de radio. El Emporio de la Radio estaba emplazado en las intersecciones de avenidas Alvarez Thomas y Los Incas, exactamente sobre la calle Donado al 1511. Su dueño, Pío D´Negri, era un técnico de nacionalidad argentina, ex empleado de la Telefunken y la Siemens, dos empresas alemanas donde varios de sus ejecutivos eran agentes del servicio germano.
Para 1942, D´Negri se había independizado, pero a pesar de ello, los contactos con algunos alemanes de la Siemens no se habían terminado. Edmundo Emilio Leeb, ejecutivo de la firma alemana en Buenos Aires, se transformó en uno de los mejores clientes de D´Negri. Traía regularmente aparatos, no solo de recepción sino también de emisión de onda corta. Lejos de parecerle sospechoso la regularidad de los trabajos y variedad de equipos con que Leeb se presentaba, el técnico argentino decidió aceptar una interesante propuesta de Leeb para abrir un local con atención al público, el cual estaría registrado a su nombre.


Aparatos de la Red Bolívar, fotografía archivo del autor.
Las funciones de cada uno de los socios estaría bien establecida, D´Negri se encargaría de la atención al público, mientras que Leeb construiría aparatos de onda corta, para emisión y recepción, en las fondos de la propiedad, alquilada en la dirección ya mencionada. El negocio delos alemanes se estableció, según D´Negri, para proveer al ejército de Paraguay de dicha tecnología de comunicaciones.
D`Negri tampoco pareció sospechar ante la generosidad de su socio, quien abonó en efectivo y por adelantado el alquiler de la propiedad. Tampoco cuando de la aprobación del local no se encargó Leeb, sino un misterioso personaje llamado “Parker” o “Don Antonio” (1) por sus pares de origen germano.
A mediados de 1943 el Emporio de la Radio abrió sus puertas. Durante más de un año el negocio se mantuvo con altas y bajas. Ocho aparatos completos fueron terminados por el equipo de “Parker”, los cuales puedo afirmar no fueron destinados al Ejército del Paraguay, sino a diferentes estaciones de la Red Bolívar que operaban en lugares tan distantes con Santa Fé o Tandil. Desde allí se transmitían casi a diario mensajes de inteligencia de todo tipo, referidos a temas sensibles relacionados a la Argentina, pero también a los enemigos del Eje.

Todo terminó a mediados de 1944 luego de la ruptura forzada de relaciones entre la Argentina y Alemania. El caso Osmar Hellmuth precipitó las cosas y la recientemente creada Coordinación Federal, a cargo del mayor Oscar Contal, decidió investigar los hechos con mayor profundidad. Entre los primeros arrestos y allanamientos cayó en desgracia Pío D´Negri, quien relataría una y otra vez a la Policía argentina que, si bien sospechaba de sus socios, no estaba implicado en el “servicio”. Por su parte, durante las detenciones de 1944, varios artefactos técnicos pertenecientes al equipo clandestino de “Parker” fueron hallados en una casa de un allegado de D´Negri, más precisamente un amigo de su cuñado (2). La fábrica de radiotransmisores de la Red Bolívar había sido desbaratada…

Por Julio B. Mutti 


(1) Wolf Emil Franczok

Corría el año 1942. El SD – servicio exterior de las SS liderado por Walter Schellenberg - había decidido desarrollar y potenciar sus redes clandestinas en la última capital americana importante que se mantenía neutral en la guerra. Buenos Aires era para ese momento el centro neurálgico del espionaje alemán en Sudamérica desde que Brasil ingresara a la guerra en 1942. Wolf Emil Franczok, un genio de las comunicaciones de la época, quien era parte del SD y por ende de las SS, fue enviado a la capital argentina a establecer un enlace entre Berlín y Buenos Aires.
Gustav Utzinger, tal era el alias utilizado por Franczok ingresó a la Argentina en 1942 y desde ese momento, hasta su detención en agosto de 1944, desarrolló y lideró la Red Bolívar, tal como se conoció a las red de radiotransmisores instalada a lo largo de varias provincias argentinas. La colaboración entre el SD y el Abwehr, – servicio de espionaje de las Fuerzas Armadas alemanas – generalmente antagónicos durante estas operaciones, fue un hecho sin precedentes durante la guerra.

(2) Algunos de los elementos secuestrados a la Red Bolívar, fotografía archivo del autor.




























Ver las declaraciones de D´Negri en la causa 2º Sumario de Espionaje Alemán 793/45 AGPJN

No hay comentarios:

Publicar un comentario